Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Navegación
Menu de navigation
Usted está aquí: Inicio / Historia / Minería / Pozu La Balanza
Acciones de Documento

Pozu la Balanza

Con este texto dedicado al Pozu la Balanza, Ismael Fernández Álvarez, inicia una serie de reseñas de los grupos mineros del valle. Estas evocaciones pretenden ser meros recuerdos, que no estudios científicos, para que no se olviden esos otros focos de explotación minera por los montes turoneses.

Mis recuerdos mineros del valle de Turón

Pozu la Balanza


El “Pozu la Balanza” perteneciente al grupo de San José-San Francisco estaba situado en el entornoTrinchera San José.jpg de Cutiellos con vista a los pisos altos del grupo San Benigno hasta Cutrifera. Allí se alzaba aquella pequeña torre de hierro sostenida por cuatro pilares, un castillete muy similar al conocido Pozu Espinos, con su máquina de control en la parte superior y una estructura metálica, de hierro, bastante parecida en su confección.

Esta explotación funcionaba con el sistema “pozo-balanza”: A diferencia de nuestros clásicos pozos que sacan el carbón a la superficie, éste lo bajaba, es decir que todo el carbón producido en el piso y en los superiores, 8º, 9º,10º ……. se bajaba por este pozo-balanza hasta el piso 3º para luego, en los mismos vagones, sacarlo por el travesal del mismo piso  hasta las tolvas del cable aéreo por la trinchera del 3º.

Al ser éste un pozo de balanza, el peso de los Socavón del 3º.jpgvagones cargados hacía subir los vagones vacios. La marcha se controlaba con sus frenos y la máquina instalada en la parte superior del castillete a partir de la cual el maquinista de turno controlaba las maniobras. Éstas eran las habituales de un pozo minero, con entrada y salida del cargado y del vacío, sus jaulas de dos vagones, sus guiaderas y los dos cables de sujeción a una polea central de dicha jaula. Las reparaciones del cambio de guiaderas corrían a cargo de operarios del taller cuyo trabajo era considerado muy peligroso por las condiciones en que se encontraba su caña, en cuanto a la seguridad.

Recuerdo la muerte de un carpintero Aquilino, de Villapendi, que cayó desde la parte superior y al soldador del taller Segismundo que fue envuelto por los cables contra la polea, al estar al descubiertas dichas parcelas.
Bocamina 2.jpg
El castillete se desarmó por operarios del taller aproximadamente a finales del año 50, del pasado siglo. Fue cortado en trozos para su traslado sobre caballerías y posteriormente vendido como chatarra. ¡Qué maravilla hubiera sido el tener este castillete como patrimonio minero en un paraje tan atractivo como el de Cutiellos! 

El camino, por Tablao y desde el 3º san José eran muy pendientes y su piso estaba en muy malas condiciones. El grupo también tenía bocaminas, en la misma vertiente, en los pisos 1º, 2º, 3º, 7º, 8º y 9º con el 4º,5º y 6º en la otra vertiente.

En esta zona también llamada ”Escandallonga” había una cuadra de mulas con su vivienda. El piso disponía de compresores, fraguas, lampistería y una oficina en una zona más alta. Estos parajes siempre fueron muy visitados por la juventud que organizaba excursiones y meriendas por la llamada “Llana’l Cordal” ya en territorio allerano.


© Ismael Fernández Álvarez,  junio de 2012

Para consulta del blog: pozosanfructuoso.wordpress.com/