Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Navegación
Menu de navigation
Usted está aquí: Inicio / Ocio / Actividades / HUNOSA: 50 años corriendo
Acciones de Documento

CORRIENDO CON HUNOSA

50 AÑOS HUNOSA 

DÍA DE LA FAMILIA MINERA

 

La cita organizada por Hunosa se estructura en torno a una marcha, una carrera popular y las visitas al pozo Santa Bárbara

Hunosa celebra este 28 de mayo, dentro del programa de actos de su cincuenta aniversario, el "Día de la familia minera". Se trata de un jornada estructurada en torno a una marcha y una carrera popular organizadas por la empresa estatal en colaboración con Valle de Turón Trail Running. La cita es a las doce de la mañana y se espera que entre ambas pruebas, una más recreativa y la otra competitiva, se den cita en La Veguina alrededor de mil participantes. No sólo se hará deporte. Habrá mucho más. Para empezar se organizarán visitas guiadas al pozo Santa Bárbara, catalogado Bien de Interés Cultural (BIC).

Hunosa lleva semanas organizando mimo el multitudinario evento que se celebrará hoy en turón. De hecho, la presidenta de la compañía, María Teresa Mallada, estuvo el pasado jueves en el Ayuntamiento de Mieres para animar la participación. "Todo el mundo será bienvenido, en especial los que tengan relación con la gran familia minera", apuntó. Por su parte, Víctor Rueda, presidente de Valle de Turón Trail Running, destacó que todo el mundo puede participar independientemente de su condición física. De hecho, la cita más lúdica será poco más que un paseo. El recorrido de la marcha será prácticamente llano con salida desde La Veguina en dirección a la carretera general y un corte trayecto hasta el pozo Santa Bárbara , para luego regresar tranquilamente al parque de Turón, prácticamente por el mismo itinerario.

Por su parte, la carrera, que consta de una decena de kilómetros y en la que todos los corredores deben portar el dorsal en una zona visible, cuenta con un desnivel acumulado de 250 metros. La salida será también desde el parque de Turón y de nuevo rumbo al pozo Santa Bárbara. En ese punto los corredores, en lugar de dar la vuelta, deberán seguir por la Senda Verde de Turón hasta el Puente Villandio, donde se enlazará con San Benigno, escombrera de San José y nuevamente al parque de Turón. Los recorridos estarán debidamente indicados para que no haya problemas.

Los interesados en unirse a esta gran celebración de la familia minera que no se hayan apuntado a lo largo de los últimos días podrán tramitar sus inscripciones in situ hasta media hora antes del inicio de la marcha. La entrega de dorsales se realizará a partir de las nueve de la mañana de mañana en el Ateneo de Turón. Es importante destacar que la inscripción es obligatoria y gratuita y con ella se entregará a cada participante "la bolsa del deportista", que incluye una bebida, un bollín preñáu y una camiseta conmemorativa del cincuenta aniversario de Hunosa. Además, tras la ruta, los participantes podrán tomar parte en la espicha de una barrica de sidra en el parque Turón.

La mañana del último domingo del florido mes de mayo, vino a contradecir los pronósticos meteorológicos anunciados. Desde bien temprano, los alrededores del Ateneo-parque denotaban una inhabitual actividad dominical que traían a la mente el recuerdo y “ambientillo” de aquellas jornadas electorales en que los turoneses  se dan cita ante las urnas. La actividad, según iban pasando los minutos era frenética. En el Ateneo se repartían los dorsales para la “Marcha Gris” -por aquello de las camisetas- que Hunosa -“no dejaron ni migajas de los años de abundancia”- organizaba con motivo de su 50 Aniversario de una manera perfectamente organizada por los miembros del Turón Trail Running  -para que luego digan que no se sabe ingles-  bien localizables por su uniformidad negra  -no sé si en señal de riguroso luto por cuanto fuimos y ya no somos en ese mundo de la minería- . Con el dorsal, una bolsa-mochila de color verde -quizás para recordarnos aquellas ilusiones que nos hicimos cuando “dejamos de ser un valle minero para convertimos en el paradigma de la reconversión industrial”-  y un refresco para que la jornada y los recuerdos no se nos atragantasen demasiado.

Con puntualidad de “turullu”, los más preparados comenzaron a correr -Veguina abajo-  seguidos por una gran cantidad de gente dispuesta a caminar unos cuantos kilómetros mientras no faltó quien, a la vista de tanta gente, preguntó en voz alta: “¿pa que ye la manifestación, pa los conomatos?”

Hubo quien en vez de caminar, prefirió visitar un Bien de Interés Cultural: -el pozu Santa Bárbara- y quedó, ciertamente impresionado por lo que vio.

Tras la goteante llegada de los valientes participantes a la meta, un bollu preñau y unos culetes de fresca sidra en el polideportivo que daban al parque el ambiente de aquellos tiempos festivos que ya solo quedan en el recuerdo. No eran momentos para protestas  contra el cierre de los pozos, demanda de empleo para los jóvenes del valle ni petición de inversiones largamente demandadas por lo que sindicaleros y politiqueros no hicieron acto de presencia. Tampoco se ve todos los días a la Directora de Hunosa  - bollu en mano- disfrutar con los miembros de su “ gran familia minera”. ¡Quien nos lo iba a decir, años atrás!.

En fin, que la cosa salió tan bien que ya hay quien le puso fecha para su repetición. Eso sí, dependiendo de los intereses de cada uno y dejando a un lado lo que podría ser de interés general. Hubo quien disfrutó, quien hizo su pequeño agosto, quien no pudo asistir por tener “comunión”, quien se comió unos riquísimos garbanzos en Vegarada, quien se pasó a tomar “algo” por Santa Marina  -la de Turón- que estaba en fiestas y quien hizo en la mañana dominical lo mismo que el resto del año. Ya veis si hubo diversidad para que todo el mundo se quedase contento… y luego cuentan que Jacob le compró la primogenitura a su hermano Esaú por un plato de lentejas.

Sé, porque así me lo comentó la propia presidenta de Hunosa, María Teresa Mallada  -detalle que le agradezco-  que la empresa minera  está por la labor de repetir la experiencia de dedicar un día a la “familia minera”. Pero, eso sí, no corriendo con todo lo que conlleva. También sé que regidores del Ayuntamiento de Mieres -nuestro Ayuntamiento-  son conocedores de estas ideas. Ahora, puesto que ambas partes están de acuerdo en que la idea puede ser positiva para el Valle del Turón, solo queda pensar, sentarse, dialogar y darnos alguna alegría que creo,bien nos la merecemos.

Cuando estos hechos sean de dominio público no faltarán opiniones en uno y otro sentido con fechas incluidas. Que si hacerlo durante las fiestas del Cristo, que si coincidiendo con el Mercau, que si por Santa Bárbara que si… Puesto que opinar es libre y gratuito, ahí va mi opinión. El “Día de la familia minera” no debe coincidir con ninguno de los eventos tradicionales  a celebrar en el Valle. No puede de manera alguna quitarles el protagonismo  por lo que debe buscarse una fecha en la que no haya coincidencia festiva. Creo que una mañana de deporte  podría estar acompañada de una serie de actividades relacionadas con la minería ¿exhibición de entibadores? ¿exposiciones de material minero?...  Y que mejor manera de concluir una auténtica jornada festiva que con una comida al aire libre-espicha, acompañada de música: tonada de tema minero, actuaciones corales…

Aún quedan temas pendientes, ¿dónde?. No andamos sobrados de espacios  para acoger a mucha gente, así que el Ateneo-Parque-Polideportivo sería la zona ideal, dejando claro que pueden diversificarse distintos  espacios. Y por último la pregunta dl millón ¡qué aportaríamos los turoneses?, ¿nos limitaríamos a ver llagar a la gente por la mañana y marchar por la tarde?. También para ello tengo propuestas. La pena es que problemas de espacio me impiden seguir escribiendo.          

                  

Carlos Vega Zapico, Turón, junio de 2017