Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Navegación
Menu de navigation
Usted está aquí: Inicio / Prensa / 1901-1920 / 1917
Acciones de Documento

1917

Eduardo Merello y Rafael del Riego, ingenieros de Hulleras del Turón, confían a los Hermanos la escuela Nuestra Señora de Covadonga (Colegio “La Salle”), recién terminado. Fuente: Noticia Colegial. Colegio Nuestra Señora de Covadonga - Isabel La Católica. Julio 2001 (Cortesía de M. Baquero)
 
Es inaugurada  la barriada de San Francisco, dotada de 180 viviendas, propiedad hasta el o 1968 de la empresa "Hulleras del Turón, S. A. Fuente: ECOS DEL VALLE, boletín mayo1984 (Cortesía de M. Baquero).
 
Se iniciaron los trabajos en el pozo Santa Barbará. Fuente: Libro La herencia minera del valle de Turón. Autor Marcelino Escudero
 

Accidentes mineros mortales del año. Fuente: Libro La herencia minera del valle de Turón. Autor Marcelino Escudero García
Grupo Santo Tomás
1 de febrero de 1917. Antonio Porto Fernández, barrenista de 29 años. El accidente acaeció en la capa 15 Oeste en el 2º piso de Santo Tomás. Cuando se apartaba del corte por que había un costero desprendiéndose, se dio cuenta que había dejado la lámpara. Al ir a recogerla, se desprendió el costero atrapándole de lleno y causándole la muerte.
 
Grupo San Pedro
17 de noviembre de 1917. Pío Moreno Herrero, de 23 años. Pío Moreno tenía que disparar junto con su compañero unos tiros en el corte de la capa 17 del 2º piso. Le alcanzo la explosión. Falleció en el Hospital de la Felguera
 
25 de diciembre de 1917. Enrique Varela Cela, de 18 años.  Enrique estaba esporeando y un costero que se había deslizado por el pozo, le golpeo en la cabeza. Murió pocas horas después en el hospitalillo de La Felguera.
 
Grupo La Cuadriella
14 de febrero de 1917. Abrahám Santos Santos de 21 años. La víctima se encontraba en la fosa de una báscula junto con un compañero con la intención de hacer una reparación en una locomotora. Tenían la pieza sujeta con unos gatos, pero por causas imprevistas se movieron, cayendo la pieza encima del infortunado Abraham; le oprimió el tórax con tal fuerza que le ocasionó la muerte al poco tiempo