Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Navegación
Menu de navigation
Usted está aquí: Inicio / Ocio / Entrevistas
Acciones de Documento

Todas las "Entrevistas"


Tino, suerte y dramas

Un reloj de campana acompasa nuestro encuentro. Un campaneo que sigue marcando las largas horas de una dilatada existencia que no ha olvidado un ápice de todo lo vivido. Una amplia vida bendecida por los doses… 22 del 2 del 22. Noventa y cinco años dan mucho que recordar. Tino Sindical habla sin cortarse, con una voz clara y sosegada que desgrana los recuerdos a la manera de un susurro apacible que nos cautiva y nos seduce. De vez en cuando se le escapa un nombre, muy pocos, seguramente algún protagonista que se refugia en el anonimato. Memoria prodigiosa para los nombres y los acontecimientos, el polifacético oficinista podría ejercer de historiador, a la inglesa, en su interior pulcro y acogedor, con sus muebles, sus cuadros, sus fotos y su elegante vestimenta. Hace lustros que no se ha movido de los jardines de la Central y su cordón umbilical con el universo minero e industrial de su querido Valle persiste intacto. Su rutina cuidando y contemplando su coqueto jardín o remontando la carretera y el tiempo para conversar con sus amigos en la Gotera quiebra una soledad que pesa por momentos.

Tino, suerte y dramas - Leer Más

Afrontar nuevos rumbos con optimismo

Afrontar nuevos rumbos con optimismo

CONJUGANDO EL PASADO TURON _ VISTA GENERAL.JPGLos turoneses hace tiempo que estamos a la búsqueda de nuestra entidad geográfica, aunque sabemos perfectamente que el valle de Turón existe físicamente. Su singularidad orográfica se expande a lo largo del mismo por un tercio del municipio, detalle que los organismos implicados nunca han tenido en cuenta a la hora de determinar el topónimo, tal es el caso del Instituto Nacional de Estadística, I.G.N y planos publicados sobre carreteras de la región. A modo de ejemplo diremos que la carretera AS-337 recorre el valle longitudinalmente desde Figaredo hasta Sotrondio y hay que preguntarse cuantas personas están informadas de tal circunstancia.

Afrontar nuevos rumbos con optimismo - Leer Más

Un homenaje frustrado

Un homenaje frustrado

Una obligada injusta salida del Valle ha truncado lo que hubiera sido un agradecido 75 aniversario para una labor, que más allá de lo educativo, ha marcado la vida social del pueblo. Atrás quedan todos nuestros recuerdos, ligados a la presencia de las Dominicas: su servicio en el hospitalillo de La Felguera, su aportación docente en el desaparecido antiguo “bazar” de Los Cuarteles, en el colegio de la Cuesta Lago, en los chalets de La Cuadriella o en el colegio mixto Ntra Sra de Covadonga -La Salle… sin olvidar la colaboración con el Hogar de la Tercera Edad, las visitas a los enfermos o la actividad parroquial. Ángeles, Rosario y Concepción cierran otro capítulo más de nuestra movida historia turonesa. Con este artículo de Carlos Vega queremos dejar una constancia reconocida de esta huella imborrable.

Un homenaje frustrado - Leer Más

Turoneses de Primera

Turoneses de Primera

Son nombres que desgranan a menudo los aficionados turoneses en sus largas conversaciones deportivas, pero faltaba un artículo homenaje a estas figuras eminentes del deporte nacional. Es la historia de una cantera extraordinaria, en su mayoría nacida en el colegio de La Salle, que tuvo su momento culminante, en los años sesenta, con siete jugadores en Primera. Histórico y seguramente irrepetible. Celso Alonso Sanjulián, nacido en Pedruño en 1950, es uno de los más destacados conocedores de nuestro mundo deportivo. Tras unos estudios de Filosofía y Letras en la Universidad de Oviedo, su vida ha estado siempre dedicada al periodismo, mayoritariamente al deporte: La Voz de Asturias, Asturias Diario, Región, Hoja del Lunes de Oviedo, La Nueva España y corresponsal de Sport durante 28 años. Gracias a él por recordar minuciosamente este eslabón esencial.

Turoneses de Primera - Leer Más

Mis escuelas de Pandel y Armiello

Mis escuelas de Pandel y Armiello

Cuánta historia y cuántas vidas en el trasfondo de los recuerdos de estos personajes a los que, de alguna manera, Benilde les devuelve la vida y la palabra en esas andanzas escolares. Un San Justo vacío de críos y habitantes y unos pueblos hoy huérfanos de sus históricas escuelas: Pandel, Carcarosa o Armiello. Con esta memoria gráfica volverá a escucharse el barullo infantil y muchos de sus protagonistas volverán la mente atrás para recuperar momentos felices.

Mis escuelas de Pandel y Armiello - Leer Más

Germán Prieto y el Coro Minero . "Lito"

Germán Prieto y el Coro Minero . "Lito"

Unas agradecidas voces mineras cerraron la partitura de una vida dedicada a la música. A la despedida emocionada de los turoneses faltaba sin embargo por añadir un último pentagrama a la vida de Germán Prieto, fallecido este 30 de junio de 2014.

Germán Prieto y el Coro Minero . "Lito" - Leer Más

De Villapendi a San Juan

De Villapendi a San Juan

Javier ha detenido su agenda lo suficiente para ofrecernos un sentido y sosegado hueco evocador de sus raíces, de su Villapendi natal. Obviamente no era una cita habitual en su quehacer diario, en una cotidianidad hecha de esas solicitudes y compromisos que llenan los días del párroco de San Juan el Real. Hablamos de San Juan y... San Juan, el de sus responsabilidades actuales y el San Juan de la foguera más “bonita de Asturias”, la de su barrio turonés. Mientras resalta sus grandes compromisos, la chispa del recuerdo le lleva a su niñez, a sus primeros años, a su juventud y a su vocación. No se nota añoranza tristona sino mucho cariño para la gente que le vio crecer y mucho apego a aquellos rincones que aún recorre de memoria sin tropezar en sus piedras, sin caerse en sus charcos y fontanes. Es la cronología afectiva y acertada de un itinerario que le ha hecho feliz, feliz como hombre y feliz como sacerdote ayudando a los demás, creyentes o no. “¿Si no hubiera sido cura?...hubiera sido cura", dice. Y es que no se puede imaginar uno a este turonés nacido en 1945 desempeñando otras funciones. Ha recogido el testigo de su nuevo destino por obediencia, con compromiso y lealtad. Lejos quedan ya su entrada en el Seminario, a los 18 años, su ordenación en la propia iglesia San Martín de Turón, sus destinos en Luarca y Grao, su estancia en Paris, sus años de docente en la escuela de Magisterio y estos últimos 21 de párroco en el Cristo de Las cadenas de donde muchos pensaban que ya no se movería. Año y medio lleva en una de las parroquias más importantes de Oviedo. Cuenta que Fernando Rubio, el difunto párroco, después de 51 años de dedicación total, dejó el listón muy alto. Humildemente Javier Suárez Fernández ofrece, a su vez, servicio y amistad como nuevo pastor de la parroquia. Y lo logrará porque es una persona fiel a su compromiso, dedicada y a la escucha, con un trato cordial y afectuoso que hace sentirse bien a todos los que a él acuden. Al hijo de Quico y de Anita, que sigue teniendo una güerta en Villapendi, el calendario le impide ir más a menudo a ver a sus convecinos. Terminados los recuerdos ya abre la puerta a nuevos proyectos: una peregrinación diocesana a Polonia, otra a Tierra santa, que ya visitó en veintiuna ocasiones, la celebración en 2015 del centenario de la iglesia de San Juan, "Bien de interés cultural", …Y muchos más para este turonés de paz, activo pero disponible, que huye del protagonismo personal y cuya vida es un periplo feliz de servicio y de lealtad.

De Villapendi a San Juan - Leer Más

Hablando bajo la lluvia

Hablando bajo la lluvia

“Hablando bajo la lluvia”…el guión de un improbable encuentro de dos turoneses de la diáspora en Santiago de Compostela. En la Plaza Roxa, la luz se desvanece, el día sigue gris y la lluvia, que diluvió la víspera, amenaza con volver a las suyas. Hace tiempo que el llover ha calado en el alma profunda y en la propia identidad de esta ciudad donde, dice el lema, la lluvia es arte. Esta cita con Emilio forma parte de esos regalos mágicos que nos viene ofreciendo la página turonesa desde su creación. Encuentro de dos turoneses que la vida ha llevado a recordar y a defender su valle desde la distancia con esa fuerza que da la separación involuntaria. Emilio Marqués reside en Palma, donde vive con su esposa Ana, pero trabaja y termina su tesis doctoral en Santiago, algo parecido a lo que me ocurre a mí con mi itinerancia laboral. Ciudadanos del mundo pero en este caso, sobre todo de Turón. A la hora del encuentro, poco más sabía de este paisano cuya familia era bien conocida en el valle. No hubo falta de signos exteriores de reconocimiento. Le vi llegar preparado para el recorrido compostelano con su paraguas, e impaciente por hablar de nuestro Turón. Se me antoja que tanto él como yo nos reconocimos gracias a ese “algo” que rezuma nuestra identidad turonesa, esa parte tan importante de nosotros que cierta administración quisiera borrar. La palabra agradable, simpático y sonriente como si se tratase de un encuentro habitual entre viejos amigos, recorremos juntos los rincones de las históricas piedras compostelanas, muchas inquietudes y cada rincón de nuestros recuerdos turoneses. Ubica paisaje y paisanaje, vuelve a recorrer el valle en bicicleta, pone trasfondo social a San Francisco, su barrio, recoge castañes por Fuexo, con Pepe, y vuelve a sudar y a disfrutar con las competiciones deportivas organizadas por Vitos, en su colegio, con todos sus amigos. Emilio hubiera podido ser docente universitario, sin embargo la vida profesional le ha llevado por otros derroteros… Lugo, Palma, Ciudad Real, Canarias, Valencia, Santiago de Compostela... Se le nota feliz y lleno de proyectos. De aquellas vivencias en el nº 44 del barrio de San Francisco, los Cuarteles para los turoneses de toda la vida, quedan una retahíla de nítidos y emotivos recuerdos y un … picaportes que conserva su hermana Blanca en Oviedo.

Hablando bajo la lluvia - Leer Más

Nati y Ramón

Nati y Ramón

Con sus ochenta años Nati Velasco sigue paseando esa clase y elegancia que siempre la han caracterizado. Es además una persona “a la escucha” y sensible que no vive de recuerdos, aunque los tiene muy presentes y mentalmente bien organizados, porque piensa que el presente siempre es el momento de disfrutar de las cosas buenas que les da la vida. Junto con Ramón Fernández, de Puente Villandio, administrativo de la Empresa que supo conquistar, lleva toda la vida en Espinos. Este dúo de testigos privilegiados y lúcidos se sabe la historia de esta parte alta del valle y de su minería. No viven en una casa cualquiera. La casa-cuadra que fue unos de los edificios distintivos del grupo minero ha sido la atalaya desde la que físicamente han podido contemplar gran parte del valle, San Andrés hacia arriba y el serpentear del paisaje turonés echando la mirada hacia la derecha. Comenzaron su andar juntos disfrutando de una vida familiar cómoda, junto a los padres, en esta construcción impresionante, último testigo, junto con la de Podrizos, de aquellas famosas casas-cuadras que suministraban las sufridas mulas a la explotación del carbón en nuestra zona. Han seguido viviendo en el piso superior, con el envidiable y magnífico suelo de pino rojo de siempre, y no han querido borrar del todo esa página de historia que representa la construcción. Gracias a ese amor por ese pasado tan ligado a la vida de su padre, José Velasco el cuadreru, aún conservan en la parte baja, lo que fuera antiguamente la cuadra, tolvas para el pienso, pesebres, aperos y hasta nombres de esos animales tan sacrificados. El espacio de unos momentos, Nati y Ramón, con su gran memoria, han devuelto el frenético trajín de toda una actividad laboral, el punto de llegada de tantos grupos, aquellos planos inclinados, la trinchera de La Faya… Se cierran los álbumes y se silencian los recuerdos. Ramón, con sus 85 años, reemprende la siega y Nati sus quehaceres, su lectura o su navegación por internet. Disfrutan, son felices y no se arrepienten de no haber abandonado este rincón que es toda su vida.

Nati y Ramón - Leer Más

Nueva etapa para SO.TU.FE.

Nueva etapa para SO.TU.FE.

A menos de tres meses de las fiestas grandes turonesas, oyó la llamada acuciante y desesperada de SOTUFE y respondió presente para tomar la antorcha de una asociación de festejos que dice “forma parte del patrimonio y de la tradición del pueblo”. Ante una situación que hubiera podido acabar en la desaparición de la asociación sumiendo aún más el valle en la desidia, José Luis Coble entendió que había que dar un paso y junto con un grupo de colaboradores decidió tomar las riendas con ilusión. Sabe que lo inmediato es trabajar con rapidez para sacar las próximas fiestas adelante pero también llega a la directiva con nuevas ideas de cara al futuro. Está muy agradecido a sus predecesores en este cargo, quiere “aprender de lo que hicieron y consiguieron los demás y emprender una nueva etapa intentando dar un nuevo impulso para que este (re)encuentro festivo de todos los turoneses entre en una nueva dinámica”. Turonés nacido en La Rebaldana, con ascendencia andaluza, José Luis, afable, relajado, simpático y que inspira confianza, no es un novel en la toma de responsabilidades asociativas. Durante más de diez años fue presidente del Club Atletismo Mieres y colabora diariamente con Radio «Parpayuela». Este prejubilado administrativo de Hunosa tendrá que aligerar su agenda para dedicarse a las actividades de Sotufe que van más allá de las fiestas del Cristo, aunque afirma que “en este periodo de crisis no hay que olvidar lo festivo, los tres días de alegría…un oasis que permita olvidar lo complicado de la situación”. La nueva directiva que preside adelanta que entre sus objetivos está el contar con gente joven en la asociación para “modernizar” las diferentes actividades y el utilizar las redes sociales para captar nuevos socios o colaboradores, con el gran objetivo de lograr que parte de “los miles turoneses que se han visto obligados a dejar el valle vuelvan a estrechar los lazos con el territorio y den su apoyo a la organización”. El reto es grande y los recursos escasos, pero Coble no está solo, “todos los colectivos se han puesto a nuestra disposición porque el movimiento asociativo de Turón es un ejemplo de compromiso inquebrantable con el valle”. Vaya aquí nuestro apoyo desde esta página.

Nueva etapa para SO.TU.FE. - Leer Más

El Cuélebre está en Turón

El Cuélebre está en Turón

José Guerra confiesa tener un gusto pronunciado por los dragones. Este turonés emprendedor y optimista, con la dosis necesaria de realismo que permite luchar y avanzar por la vida, ha escogido el Cuélebre, esa criatura legendaria de las mitologías del norte, para que cumpla, seguramente, con una de sus funciones: vigilar y guardar los tesoros, en este caso su acogedora tienda de informática. Un negocio que regenta con sociabilidad y cuyos clientes son o se convierten rápidamente en amigos. Mi amigo Nel Amaro, huésped asiduo y exigente de la página ideada por José fue el primero en hablarme de él. “Esti chaval está apostando por Turón, tien mucho mérito. Tienes que hablar con él, me decía”. Con sus treinta y ocho años, su juventud por delante, su mujer y su hijo decidió instalarse hace once años en un valle del que siempre oyó hablar, omnipresente en la vida familiar, y en el que estaba cada dos por tres a pesar de haber pasado sus años más jóvenes en Mieres. Sus raíces familiares son turonesas como lo son sus recuerdos y hoy su fuerza “apostando por trabajar, vivir y disfrutar en el valle”, como dice. Cuando llegó con su proyecto informático, sabía perfectamente que el valle ya no era el de antaño, el que tantos comentan, el que muchos añoran. Pero él siempre tuvo el convencimiento de que con voluntad, lucha y una mezcla equilibrada de optimismo y de realismo podría hacerse un hueco en el oscuro panorama socio-económico que parece haberse apropiado del pueblo. “No soy el único, dice convencido, ha venido gente de fuera con ilusión y nuevos proyectos y están dando una buena lección de perseverancia y de convencimiento”. “Han venido con una mirada diferente, añade, no han llegado en busca del Turón del pasado, referencia de tantos, sino que han venido convencidos por la potencialidad del valle”. Ese es el valle que defiende José Guerra, animando a los turoneses a unirse, a salir de su zona de comodidad, a soñar con grandes proyectos y a luchar para conseguirlos.

El Cuélebre está en Turón - Leer Más

Clementina, guardiana del Archivo de Hunosa

Clementina, guardiana del Archivo de Hunosa

No podía ser de otra manera…una turonesa convertida en guardiana de unos archivos que son toda una Historia, la vida de unas minas que dieron vida a las vidas de sus mineros. Allí en los archivos de Hunosa,desde el 2010, por tierras langreanas, oficia Clementina Álvarez Díaz tal una sacerdotisa de la antigüedad guardiana de los secretos más negros y misteriosos de una tentacular red industrial que un día cubrió gran parte de Asturias y abrazó hasta el agotamiento todo el valle de Turón. Desde su Linares natal, oteando el valle con los chispeantes ojos de su infancia, el color verdinegro piropeaba con los ojos cercados de carbón de familiares y amigos. Esa es Clementina la nieta de Rosa y Liano, vehiculando gratos recuerdos escolares en “el autocar de Gelito”, orgullosa de su paso por el Instituto de Turón y protagonista y espectadora a la vez de momentos complicados de la vida cultural y laboral de nuestro valle. Sacar provecho de lo positivo y minimizar lo negativo es el gran fundamento de su filosofía cotidiana. Sus estudios de geografía e historia de la Universidad de Oviedo la han llevado “vuelta a casa, a lo suyo”, al conocimiento de nuestro (su) pasado para poder entender mejor nuestro presente y futuro. Hoy, Clementina, con sus raíces y parte de su presente aún en el valle, es parte de nuestro Turón en ese centro de la gran Memoria minera, la que preserva lo que fuimos, en la que llegas a identificarte con infinidad de “sentimientos, sufrimiento, felicidad y modos de vida”. Allí están Hulleras de Turón y su propio valle, sellados como nunca y para siempre en su trágica y gratificante Historia. “Algo tendrá este valle que no deja indiferente a nadie, un valle para sentir, aprender y disfrutar”.

Clementina, guardiana del Archivo de Hunosa - Leer Más

Miguel el del Mesón

Miguel el del Mesón

Miguel Legarreta Muín, Miguel el del Mesón… toda una personalidad de la hostelería turonesa. La gente habla unánimamente bien de él, cosa rara en cualquier pueblo donde la proximidad tantas veces nos hace ser más críticos, ver con exagerada clarividencia los defectos de los demás. Su tono es sosegado, claro, caluroso y te hace sentir bien desde el primer contacto. Se le nota mesurado y evitando en todo momento el entrar en conflictos y en antagonismos. Acoge a los clientes como si fueran de su familia, conoce sus nombres y anticipa sus gustos. Detrás de la barra ejerce con tacto una autoridad moral a la hora de imponer respeto en algunas conversaciones acaloradas. El negocio lo lleva como una pasión, como la misión de su carrera. Porque le gusta lo que hace, porque siente y ejerce un profundo respeto por los demás, porque ha aprendido a oír, ver y callar, Miguel es hoy un testigo ineludible de la historia reciente de nuestro valle. De no haber recalado definitivamente en Turón, seguramente hubiera seguido varando, como dice, por un mundo del que chapurrea, admite humildemente, varias lenguas. Se nos antoja que para este turonista, con el corazón (com)partido entre sus montañas navarras y los cordales turoneses, el mesón, su Mesón ha sido la mejor atalaya para la observación de la vida de nuestro pueblo. Llegó con el último cotillón del valle pero cuando aún había sitio para emprender negocio. Hoy a punto de poner un cierre irreprochable a su trayectoria profesional echa una mirada objetiva a nuestra historia y se dispone a seguir fiel a su mayor compromiso humanista, el que tiene con sus seres queridos, con sus amigos y con sus dos pueblos. Gracias Miguel por haber venido a Turón.

Miguel el del Mesón - Leer Más

Un ecohuerto para el valle

Un ecohuerto para el valle

Quizás pueda parecer natural que esta iniciativa del ECOHUERTO como proyecto respetuoso del medio ambiente pueda encontrar su ubicación idónea en un valle como el nuestro dentro de ese "Paisaje Protegido de las Cuencas Mineras" y de cierto sí lo es. Pero lo que parece menos evidente, dada la situación socio-económica, es el que unos jóvenes emprendedores vitorianos tengan la voluntad y el convencimiento de que ese proyecto, generoso y atento a nuestra naturaleza pueda ir adelante así en un lugar un poco apartado de la gran actividad. Es verdad que en nuestro valle, el todopoderoso imperio del carbón ocultó o eclipsó durante demasiados años la riqueza de nuestro bosque y de nuestro suelo, haciendo que algunos olvidaran esa enorme riqueza ecoforestal de sus castaños, robles, hayas y demás abedules con los que convivimos desde siempre. Pues bien, una vez más emprendedores foráneos apuestan por nuestra biodiversidad. Ángel García Beitia y su compañera, Andrea Arana Marcos, llegaron hace unos años a nuestro municipio para dedicarse a la agricultura ecológica. Con la creación de este espacio natural quieren participar de la formación y sensibilización a este tema con la elaboración y oferta de proyectos dirigidos a los centros escolares y demás personas interesadas y preocupadas por el medio ambiente y la agricultura ecológica. Siembras, recuperación y conocimiento de semillas autóctonas, reciclaje y compostaje, recolección de frutos silvestres e itinerarios verdes, rutas de aventura y sendas temáticas y un abanico amplio de actividades esperan a los enamorados de nuestra naturaleza.

Un ecohuerto para el valle - Leer Más

Una fuerza tranquila al servicio de los demás

Una fuerza tranquila al servicio de los demás

Si la vida fueran números fríos, los de Julio Cora serían dramáticamente significativos de la dureza de su recorrido. Nace el 10 de mayo del 22 y con 11 años y seis hermanos se queda sin madre. Siete años más tarde, el 3 de abril de 1940, un accidente minero trunca la vida del padre. Así empieza la vida adulta de Julio Cora Gutiérrez, minero hijo de minero y testigo veterano de la historia de su pueblo Repedroso. Pero Julio, con sus noventa años, hombre cauto a la hora de hablar, ha sublimado su vida, recorriéndola a su ritmo de hombre bueno, como una fuerza tranquila al servicio de los demás. Con Nedina su esposa son la memoria viva, casi secular, de su pueblo. A medida que hablamos, su mirada serena y profunda se frunce y rebusca lentamente y selecciona con pudor unos recuerdos que terminan alumbrando nuestra conversación. No es un dialogo fluido, su memoria comunica perfectamente con sus silencios y sus palabras son suficientes e imponen respeto y admiración. Es un pudor que no contradice la nitidez de lo que comparte, se le notan los labios muy cerca del corazón. De Vivero a Turón, de sus bisabuelos gallegos a su nieta, Julio, evidencia su memoria de lugares y personas, familiares o gente cruzada durante una vida “normal y corriente”, como dice. Confiesa tener “fotos a mansalva” pero carecer de paciencia para ordenar ese pasado que su nieta quisera ver plasmado de manera más sistemática en unos álbumes que aún siguen sin estrenar. Son unas cajas repletas de varios cientos de fotos que contienen cada una toda una parcela importante de su propia historia porque como comenta “en aquellos tiempos las fotos eran caras y solamente se hacían en acontecimientos muy especiales”. No tiraron nada, aquí están los archivos de una historia familiar ramificada por Galicia, Argentina, Suiza, Francia… y como centro vital para él, Repedroso. A Nedina y a Julio se les nota felices, comparten recuerdos, coinciden en ellos, se completan. Son 174 años de recuerdos acumulados con los que son capaces de reescribir su propia historia con todo detalle. Julio y Nedina, Nedina y Julio, inseparables, faenando por la huerta entre kiwis, calabacines, cebollines, “arbejos” … y animales domésticos, o sentados en un banco al sol delante de su casa, verdadero promontorio contemplando el valle y el transcurrir de su vida. “Mientras haya salud, te espabilas, si te cansas vas más despacio, aunque estemos caducando, yo no me doy de baja”. Eso es optimismo.

Una fuerza tranquila al servicio de los demás - Leer Más