Herramientas Personales

Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Navegación

Navegación
Menu de navigation
Usted está aquí: Inicio / Recordando
Acciones de Documento

Recordando

Cantando por el mundo
Con esta primera entrega damos comienzo al seguimiento musical de nuestro barítono turonés más internacional. Aunque el papel de barítono es menos conocido que el de tenor, su trabajo es "más introspectivo". Este año Luis Llaneza cumple 30 años de carrera musical. Un periplo musical que compagina brillantes recitales y numerosas “master class” que imparte a alumnos de canto y “cualquier otra persona que utilice la voz en su trabajo”, como él dice. Tiene un empeño especial en llevar el mensaje y la fuerza de la música clásica a todo tipo de público, independientemente de sus conocimientos y estudios musicales. Viaje musical …viento en popa y a toda vela.
Santo Tomás 2018: ¿Del recuerdo al olvido?
La “memoria colectiva” hace referencia a los recuerdos y memorias que atesora y destaca la sociedad en su conjunto, dice el acuñador del término, Maurice Halbzachs. Y añade que ésta es siempre social porque el recuerdo solo emerge en relación con personas, grupos, lugares o palabras y es compartida, transmitida y construida por el grupo o la sociedad. Leamos pues el texto de Carlos Vega y hagámonos la pregunta: ¿Quién se acuerda de Manuel, Rafael, Juan, Francisco, Adriano, Celestino, José Antonio, Manuel, Félix, Luis y José que en la mañana de un 14 de agosto -hace 51 años- dejaron su vida en Santo Tomás? ¡ Memoria individual antes que colectiva!
Asoma el Ambulatorio
Decía Marco Aurelio: “Contempla de continuo que todo nace por transformación, y habitúate a pensar que nada ama tanto la naturaleza del Universo como cambiar las cosas existentes y crear nuevos seres semejantes". Seguramente podríamos aplicar este sabio pensamiento a los cambios que observamos en nuestro entorno y que sugieren que parte de nuestra vida experimentará alguna transformación en los meses venideros. Ha desaparecido parte de la maquinaria y las torres de metal ya no arrebatan nuestra mirada pero la metamorfosis sigue moldeando el veterano edificio de la Salle. De la crisálida de ladrillos y hormigón, encorsetada por el hierro y trabajada por el hombre, pronto aflorará nuestro esperado centro de salud. Para no perder detalle y hacer historia nuevo reportaje de nuestro fiel colaborador Daniel González.
Vestigios mineros del Grupo La Llama (II)
El Valle de Turón, con sus 50 Km², su conjunto de barrios, lugares, aldeas y caserías tenía en 1880, en los albores de su minería, 2.600 habitantes. Ochenta años más tarde, en los años 1960, 200 bocaminas, 6.400 trabajadores y cerca de 20.000 habitantes. El 1 de Julio de 1968 Hulleras de Turón se integra en la empresa Hulleras del Norte Sociedad Anónima que absorbe las empresas del sector del carbón. Como bienvenida, recortes drásticos de personal y cierre de seis explotaciones. En 1993, 1995 y 2007 HUNOSA se escapa del valle acallando sin vacilar a los tres gigantes, pozos imperiosos y activos de nuestra riqueza carbonífera, San José, Santa Bárbara y Figaredo. Ya todo es pasado. Un paisaje localmente degradado, con sus discretas o encubiertas trescientas escombreras y 3.600 habitantes. Esta segunda parte del inapelable reportaje de Luis González, en tono verde-gris, recupera una de esas páginas que nunca se encontrarán escritas en nuestra Historia. Un álbum fotográfico que no quiere ignorar lo que esas explotaciones, consideradas muchas veces como marginales, aportaron al rendimiento minero de nuestro valle. Son más los animales que las personas los que hoy circulan por esos parajes sembrados de historia, riqueza, dura labor y dramas. Luchan contra el tiempo los muros de contención y los conservados anclajes de los planos que desde el cuarto, bajaban, por niveles, su producción hasta el Grupo San José. Sigue milagrosamente en pie el castillete del plano la Rasa, que llevaba el mineral hasta los lavaderos de la Cuadriella. También desafían el paso de los años el depósito de agua, la casi intacta bocamina y galería del tercero y la balsa de enfriamiento del agua de refrigeración del compresor del cuarto. Asimismo sorprende la perfecta conservación del edificio de hormigón de las balsas, que data de los años veinte del siglo pasado, con su techo escalonado, por donde corría el agua para el enfriamiento. La única casa habitada de La Llama exhibe metafóricamente su meticuloso atractivo. Algo se resiste al olvido.